¿Qué pasaría si la Tierra dejara de girar alrededor del Sol?

La famosa frase de Mafalda, “Paren el mundo, que me quiero bajar”, no resulta nada buena a los ojos de la ciencia. En realidad, nada debería hacernos desear que el mundo se frenara de golpe y porrazo, porque nos pegaríamos un buen golpe.

tierra-1-515x386

Así nos lo ha demostrado Aatish Bhatia, físico del Consejo de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Princeton, que explica en un artículo qué sucedería si la Tierra dejase de girar alrededor del Sol. En concreto, qué consecuencias tendría que un dedo gigante se interpusiera en su camino orbital y lo detuviera.

No pasaría nada bueno, ya os lo anticipamos. Según Bhatia, detenida la Tierra, ésta iría directamente hacia el Sol, desintegrándose sin ni siquiera llegar a la estrella. El físico nos cuenta que la razón de tal catástrofe está en el propio porqué de que los planetas tengan una órbita, es decir, que giren alrededor de – en este caso – una estrella.

En palabras llanas, si los planetas orbitan alrededor del Sol es porque son unos enclenques en comparación con la estrella. El Sol es quien manda por estos lares del universo debido a su masa: es el mayor cuerpo, y ejerce su fuerza gravitatoria sobre los que le rodean. Sucede, a gran escala, lo mismo que en la Tierra: si las cosas se caen al suelo es porque nuestro planeta las atrae con su enorme masa. Lo de Newton y la manzana, ya sabes.

Sin embargo, no es lo único que explica que los planetas orbiten alrededor del Sol. De hecho, si solo se diese esta diferencia de masas, los planetas no orbitarían: serían atraídos hacia el Sol hasta que nos achicharrara a todos. El otro factor es el movimiento lateral de la Tierra y sus vecinos.

Imagina que atas un objeto en el extremo de un hilo, y que, desde el otro extremo, lo haces girar alrededor de tu mano con movimientos circulares. Eso es exactamente lo que sucede con el movimiento lateral de los planetas: al girar el objeto constantemente, lo estás atrayendo hacia tu mano, de la misma forma que el Sol atrae a los planetas hacia sí. La velocidad de ese giro es lo que hace que el objeto, en lugar de caer por culpa de la gravedad, de vueltas alrededor de algo.

¿Y qué sucede si, en pleno giro, sueltas el hilo? Que el objeto sale disparado. Adiós.

De esta forma, si el movimiento de la Tierra alrededor del Sol se detiene, solo nos quedaría un elemento en la ecuación: la gravedad. Sería entonces cuando nuestro planeta se desplomaría, atraído por el Sol, en un viaje que – según Bathia – duraría unos 64 días. Durante ese tiempo, iría aumentando la temperatura de la Tierra, de tal forma que entre los días 40 y 54, después de pasar la órbita de Venus, la vida terráquea se apagaría.

Llegado el último día, la corteza terrestre se derretiría y se transformaría en magma. Basta con que el planeta traspase una línea imaginaria, llamada límite de Roche, para que la fuerza que tira de la Tierra hacia el Sol impida que el planeta siga íntegro gracias a su propia centro de gravedad. Caput.

Tampoco se trata de asustar a nadie. Resulta complicado suprimir la velocidad a la que gira la Tierra (29,8 kilómetros por segundo), y en el caso de que existiera un dedo gigante que viniera a tocar las narices, le sería más sencillo darnos un empujón, aumentar la velocidad de órbita e independizarnos del Sol, convirtiéndonos en un planeta independiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s