Lo que comes determina tu salud mental

La existencia de una relación directa entre la calidad de la dieta y la deficiencia de la salud mental va en aumento. Destacados expertos de las universidades de Melbourne y Deakin señalan que la nutrición es determinante en ciertas condiciones psiquiátricas.

1_cerebro_comida

Los factores determinantes de la salud mental son complejos, pero estudios recientes han demostrado de la relevancia de la nutrición como un factor clave en la alta prevalencia e incidencia de los trastornos mentales; lo que la coloca en un punto a considerar en la psiquiatría, como lo es para la cardiología, la endocrinología y la gastroenterología.

A partir de estos hallazgos el equipo de investigadores encabezado por el doctor Jerome Sarris de la Universidad de Melbourne y miembro de la Sociedad Internacional Para la Investigación de la Psiquiatría de la Nutrición (ISNPR por sus siglas en inglés) estudiaron si los nutrientes tienen el potencial de mejorar los trastornos mentales a nivel individual y poblacional.

Sus resultados publicados en la revista The Lancet Psychiatry, demostraron que muchos de los alimentos tienen una clara relación con la salud del cerebro, como el omega-3, la vitamina B (especialmente el ácido fólico y la B12), el hierro, el zinc, el magnesio, la vitamina D y los aminoácidos. Si bien, éstos pueden obtenerse por medio de una buena alimentación, también pueden adquirirse mediante la ingesta justificada de suplementos alimenticios.

También, se ha descubierto que la nutrición materna y temprana en la vida de los individuos es un factor que interviene en la salud mental en los niños, mientras que las graves deficiencias en algunos nutrientes esenciales durante períodos críticos del desarrollo han sido implicadas en la generación de trastornos depresivos y psicóticos”, añadió la profesora Felice Jacka, investigadora principal de la Universidad de Deakin y presidenta de la ISNPR en un comunicado de EurekAlert!

En conclusión, los investigadores consideran que existe una asociación entre los hábitos alimenticios sanos y menor prevalencia de la depresión y el suicidio en los diversos grupos étnicos y generacionales.

Asimismo, una revisión publicada a finales de 2014 ha confirmado una relación existente entre la alimentación no saludable y una salud mental deficiente en niños y adolescentes. Los datos apuntan a que una mejora de la dieta previene la incidencia inicial de trastornos mentales comunes (como la ansiedad y la depresión) que están apareciendo más frecuentemente en edades tempranas.  Por su parte, Sarris considera que se debe cambiar el enfoque de la psiquiatría para vincularlo con los elementos clave de la dieta y la nutrición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s