Obras de arte con significados ocultos

arte

A continuación te mostramos una breve recopilación de cuatro obras que encierran dentro de sus límites una serie de misterios y secretos, demostrándonos que hasta con el arte no hay que conformarse tras la primer mirada; hay que tratar siempre de ver más allá de lo aparente, de prestarle atención a los detalles, pues sólo así podremos interpretar la verdadera intención total de la pieza.

Isabella, por John Everett Millais

John Everett Millais (1829, Londres – 1896) fue uno de los artistas de la Hermandad Prerrafaelista más celebrados. Realizó ilustraciones de libros de manera periódica entre 1852 y 1883, además de pintar algunas de las obras de arte más famosas de su tiempo y de la historia del arte, tales como Ofelia (1852), misma que actualmente resguarda la Tate Gallery en Londres. Fue un niño prodigio, pues desde la joven edad de cuatro años ya era reconocido por su talento. Fue así que cuando cumplió siete años su familia decidió trasladarse a Londres para poder ofrecerle una buena educación. Obras como Ofelia son muestra del virtuosismo y maestría del pintor, quien elaboró a esta joven ahogada inspirada en la literatura de Shakespeare. La obra es sumamente realista en el tratamiento de las flores, del color del agua encharcada, y en el naturalismo con el que retrata a la muerte.

1

Ofelia, 1852

Una obra menos poética, pero que ha levantado controversia es Isabella. Realizada en el año 1849, la obra retrata un episodio de el Decamerón de Giovanni Bocaccio. En primera instancia la composición no parece nada más que un grupo de personas reunidas alrededor de una mesa, en lo que parece una celebración. Si miramos más atentamente, del lado izquierdo de la obra, nos topamos con un personaje extendiendo una pierna con un cascanueces en la mano. Podemos apreciar que bajo sus codos se forma la sombra perfecta de una erección.

2

Isabella, 1849

Se podrá decir que nuestra mente se está dejando llevar por la imaginación, pero se cree que este detalle fue, seguramente, intencional. “La sombra es claramente fálica, y también hace referencia al acto sexual. Pero, ¿por qué está así?”, dice el Dr. Jacobi, curador del Tate. No sólo la sombra hace referencia al falo, también el cascanueces y la pierna extendida.

Captura-de-pantalla-2015-06-02-a-las-13.58.07

Que la obra presente o sugiera símbolos fálicos, llama la atención por ser una imagen tradicional y supuestamente conservadora. Hace replantearse por completo la realidad de la sociedad victoriana y a siempre buscar más allá de lo aparente, pues las obras de arte están llenas de detalles y elementos que suelen pasar desapercibidos [1].
La lección de música,
Johannes Vermeer

Probablemente conoces a Vermeer por su famoso y aclamado retrato de “La joven de la perla” 1665. Es una obra sublime mundialmente reconocida por la naturalidad de la ejecución de la joven, por su mirada, y por la aplicación del color, logrando con maestría el claroscuro característico también de Caravaggio. Famosa por tener el punto focal en el pendiente que es en realidad de plata y no una perla.

vermeer

La joven de la perla,  1665

Entre su cuerpo de trabajo predominan la representación de mujeres que están siendo observadas; las trata como objeto de atención del hombre. Las presenta realizando diversas actividades dentro del hogar; ya sea cocinando, limpiando, leyendo o bordando, ellas suelen estar ensimismadas, se muestran como seres autosuficientes. Dentro de esta serie de mujeres, aparece una obra que se ha dicho rompe el esquema para ser un escaparate de lujuria y pasión entre un maestro de música y su alumna. La obra se llama “La lección de música”, y es considerada como uno de los mejores retratos del siglo XVII. Aparentemente no tiene nada de malo: una joven está aprendiendo a tocar la espineta, mientras su apuesto profesor la observa; una representación típica de la vida de la clase alta de la época.

leccion-de-musica

La lección de música, 1660

Otra mirada a la obra ha sugerido que la escena no es tan inocente como se presenta. Sobre la joven, se puede ver en un espejo su reflejo, que demuestra que ella no está atenta al teclado, sino que está observando al profesor. En inglés, el instrumento se llama “virginals” (virginal), un instrumento asociado con la pureza. Esto hace pensar que existe un doble mensaje en esta representación y en la relación entre ambos. La jarra de vino en la mesa es un afrodisíaco, y el gran instrumento extendido se entiende como un símbolo fálico. Además, la postura en la que nos pone como espectadores es de voyeur, pues parece que estemos espiando la “lección” de música [2].

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s