El pastelero que se convirtió en playboy de la cocina

Esta es la historia de un gran príncipe surgido de la nada, de un joven simpático que ha levantado un imperio valorado en más de 300 millones de euros: su castillo es una cocina rústica y su ejército está formado por alimentos sanos, jugosos y llenos de color.

jamie-oliver_PLYIMA20150611_0008_11

James Trevor Oliver, conocido como Jamie, es un playboy de la cocina, pero también un Robin Hood entregado a la educación nutricional. El pueblo le adora, saliva con él.

Nacido en una familia plebeya del condado de Essex, al sureste del Reino Unido, a Oliver nunca le gustó estudiar. De hecho, dejó pronto el colegio para ayudar en el restaurante familiar. A base de pelar cebollas junto a su madre en la trastienda, descubrió su gran pasión: la cocina europea.

Tras varios años de duro trabajo en la hostelería, el joven Oliver consiguió un puesto como repostero en un restaurante italiano. Allí conoció a su mentor, Gennaro Contaldo, quien le descubrió tres de los pilares de la cocina italiana: sencillez, frescura, intensidad.

Jamie Oliver fue descubierto por la crítica a los 23 años, cuando ya trabajaba en los fogones de uno de los restaurantes más reconocidos de Londres, The River Café. Una aparición en un programa de la BBC en 1999 fue lo que lo catapultó a convertirse en una estrella mediática.

Oliver no era un “cocinero famoso más” y tampoco tenía aires de grandeza:era joven, fresco, simpático.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s