Recetaba quimioterapia a pacientes que estaban completamente sanos

Cancer-Photo_PLYIMA20150713_0009_5

Las víctimas, cientos de pacientes que sin células cancerígenas en su cuerpo por las que combatir, recibieron quimioterapia durante años; un tratamiento que les llevó a algunos a la muerte, otros a la enfermedad, otros a la depresión, otros a la quiebra.

El culpable, Farid Fata, un oncólogo vanidoso.

Gracias a algunos de los afectados y a sus familias, la historia de Fata empezó a sonar a finales de 2013, cuando algunos de los afectados reunieron pruebas y se aliaron para llevar al doctor a juicio. Ahora el caso ha vuelto a aparecer ante la perspectiva de que el médico pase el resto de sus días en prisión. 

Farid Fata llavaba desde 2007 engañando a sus pacientes, contándoles que tenían cáncer y sugiriéndoles que se enfrentaran a él desde sus clínicas, con un tratamiento basado en la quimioterapia.

Más de 500 familias fueron engañadas durante este período, en el cual su clínica facuró alrededor de 200 millones de euros a Medicare, el programa de cobertura de seguridad social administrado por el gobierno de Estados Unidos.

Si el precio de este tipo de tratamientos ya suele ser caro, y más en un país en el que no hay una seguridad social que lo cubra, el oncólogo no sólo recetaba quimioterapia, sino que además lo hacía de manera excesiva. Con un paciente, Fata llegó a aplicar hasta 94 sesiones de rituximab, una sustancia de la que habitualmente, en los casos más graves, no se dan más de 8 sesiones.

Testimonios como este fueron narrados entre lágrimas y rabia en el juicio que se celebraba la semana pasada, al que asistieron antiguos pacientes y familiares, para contar de viva voz el infierno al que tuvieron que enfrentarse durante años.

Cuando normalmente pacientes o familiares reciben la noticia de que células cancerígenas se han apoderado de su cuerpo, la situación ya suele ser bastante difícil.

La vida de todos cambia, el ánimo se deteriora, y el día a día se convierte en un continuo miedo. En una lucha en la que todos serán capaces de cualquier cosa con tal de ayudar al enfermo.

La fiscalía pide 175 años de prisión para Farid Fata —al que ahora los medios de comunicación estadounidenses llaman ‘Doctor Muerte’—, aunque muchos familiares declaran que ningún castigo será suficiente para el oncólogo, pues nada podrá devolverles la salud que por pura codicia este asesino en serie les ha robado.

Daños en el hígado, daños en los riñones, daños en la vejiga, daños irreparables en el corazón.

La quimioterapia sobre un cuerpo sano puede causar estragos para toda la vida… o incluso la muerte prematura.

Y todo por un puñado de dinero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s