Una cultura basada en la confianza: pieza clave para el éxito organizacional

Hoy en día es común escuchar que las empresas son reconocidas como excelentes lugares para trabajar e incluso se generan listas donde se llegan a reconocer a las mejores.

FIGURA 1

 

Si se revisa cómo se componen estas listas, se puede observar que hay empresas de diferentes sectores, ubicación, origen e incluso número de colaboradores.

 

Por lo que no sería posible encontrar a simple vista un factor común que las haga sobresalir; sin embargo a través del diagnóstico de clima y cultura laboral que se lleva a cabo en Great Place to Work® es posible identificar que existe un componente clave en ellas: una cultura basada en la confianza.

Si bien en algunas organizaciones el tema de cultura no es de relevancia en la agenda ejecutiva, es indispensable que exista un cambio de visión pues la cultura organizacional es un impulsor clave para alcanzar los resultados de negocio. De acuerdo con Robert Levering (fundador de Great Place to Work®), un excelente lugar de trabajo es aquel en donde “se logran los objetivos de la organización, con personas que entregan lo mejor de sí mismas y, trabajan unidas como equipo/familia, todo en un ambiente de confianza”. Por ello, ante esta premisa es posible identificar que una cultura sólida es pieza clave para el éxito de la organización y que, a la par de medir el clima y cultura, se sugiere identificar aquellos indicadores clave para el negocio con el fin de que puedan ser monitoreados.

FIGURA 2
A pesar de que cada industria cuenta con retos propios de la actividad y del entorno, las empresas con altos niveles de confianza se benefician al contar con una mayor retención del talento. Esto es posible observarlo con base en las mediciones de la encuesta de Ambiente Laboral (Trust Index®) aplicada por Great Place to Work® en miles de organizaciones a nivel mundial, donde los colaboradores dan a conocer su interés en permanecer en la empresa, así como el gusto por ir a trabajar. De acuerdo con las mediciones 2015 de la categoría de empresas con más de 500 colaboradores, en el reactivo “Quiero trabajar aquí por mucho tiempo”, se muestra un alto nivel de favorabilidad, sobre todo en las cinco mejores empresas en donde el 94% de los colaboradores respondieron positivamente; mientras que en las empresas no calificadas, tan sólo un 74% lo hizo.
De igual forma ante la premisa “Aquí nos gusta venir a trabajar”, se puede apreciar que en las 5 mejores empresas del Ranking, 9 de cada 10 colaboradores responden afirmativamente, mientras que en las empresas no calificadas, únicamente 6 de cada 10.

FIGURA 3
Si bien, la voz del colaborador refleja una mayor permanencia en Las Mejores Empresas para Trabajar® dentro del Ranking, al observar su rotación voluntaria es posible observar que ésta es menor en altos niveles de confianza. En promedio estas organizaciones cuentan con un promedio de 15% de rotación, mientras que aquellas que no lograron cumplir con los mínimos se encuentran en un 31%. El tema de rotación es clave, pues no sólo favorece la fuga de talento en la organización; sino que ante la necesidad de cubrir dicha vacante, se incurre en costos administrativos y operativos.
Por otro lado, la búsqueda del mejor talento para la organización es una cuestión constante, pues se encuentra asociada a altos niveles de desempeño de los equipos y la empresa en sí. En Las Mejores Empresas para Trabajar® es posible observar que por cada vacante publicada, existen en promedio 23 personas aplicando a ella; mientras que en las no calificadas, tan sólo 12 personas aplican. Es decir, que al ser reconocida como un excelente lugar de trabajo, la organización ha cumplido con ciertas características que le son atractivas a los postulantes. Sin embargo, esto por sí solo no atrae al mejor talento; sino que se requieren de procesos de contratación, dónde no sólo se aseguren las habilidades y competencias requeridas para el negocio; sino que también permitan corroborar la existencia de una afinidad cultural.
Finalmente, otro beneficio, asociado a la cultura organizacional basada en la confianza, es la buena imagen que la organización va construyendo al interior y que posteriormente es un reflejo hacia su entorno. En el día a día, los colaboradores son los primeros clientes de la empresa y son ellos, los que estarán hablando positiva o negativamente del lugar donde trabajan. Por ello, la cultura cobra más importancia al poder consolidar la imagen de la marca y transmitirla a los diversos públicos interesados de la organización. Nuevamente es posible observar que 9 de cada 10 colaboradores afirman hablar positivamente de su trabajo a los demás. Asimismo en Las Mejores Empresas para Trabajar® el 40% de los nuevos ingresos fueron recomendados por colaboradores de la compañía; mientras que en las no calificadas, el porcentaje de recomendaciones fue de 19 puntos porcentuales.
Es por ello que las organizaciones con altos niveles de confianza pueden aprovechar la cultura para el éxito de su organización. Aunque anteriormente se mencionan algunos indicadores que reflejan el impacto de la cultura en el negocio, cada vez más se hace extensiva la invitación al personal de Recursos Humanos a incursionar en este tema, pues muestran el camino hacia dónde enfocar los esfuerzos de Capital Humano. Como prioridad se encuentran aquellos programas y prácticas que tienen un impacto directo en los indicadores de negocio, con el fin de que cada vez más líderes se convenzan que trabajar en la cultura organizacional es prioritario.

 

* Maestra. Departamento de Investigación, Great Place to Work® México

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s