Un estudiante consigue trabajo en Google tras realizar una búsqueda en Internet

A lo largo del año, Google recibe más de dos millones de currículums, pero solo contrata a unas 4.000 personas.

6b5cdc10-507d-11e5-a0fd-1329570745c9_62010_googlex

Para filtrar entre tan monstruosa cifra, los técnicos de selección de la empresa analizan con cuidado los perfiles de los candidatos y luego les someten a diversas pruebas de selección.

Hace años se hicieron famosas algunas preguntas extravagantes que supuestamente se hacían en las entrevistas de trabajo (¿Cuántas pelotas de golf caben en un bus escolar?), pero parece que últimamente la cosa se ha relajado y las entrevistas parecen más estándar, como se puede ver en los ejemplos publicados en la web Glassdoor.

Pero parece que hay una forma de entrar en Google sin tener que mandar la vida laboral ni someterse a un tercer grado. Tan solo hay que escribir una consulta específica en el buscador y las puertas se abrirán de par en par a quien la haga. O al menos los recruiters le echarán un ojo. Suena a cuento chino, pero es absolutamente real: es lo que le ha ocurrido a Max Rosett.

Rosett, estudiante de un master online de informática de la universidad Georgia Tech, estaba buscando información en Google para terminar su trabajo escolar cuando de repente accedió a lo que parecía un juego: tras teclear en la caja de búsqueda  “python lambda function list comprehension”, además de aparecer los típicos resultados, se desplegó una especie de banner  en el que se podía leer “Hablas nuestro idioma. ¿Preparado para un reto?”.

Tal y como cuenta el protagonista de esta historia en la página web Hustle, tras aceptar, la pantalla se convirtió en una consola de programación UNIX con un simple mensaje: “Si quieres un reto, escribe solicitar”. Tras hacerlo Rosset se encontró con una prueba que requería conocimientos en algoritmos y programación en Java y Python, junto con un aviso en el que se le indicaba que tenía 48 horas para resolverlo. Entonces Rosset no lo sabía, pero había accedido a la versión online de foo.bar, una herramienta que Google utiliza para poner a prueba los conocimientos en programación de todos aquellos informáticos que buscan unirse a su plantilla.

El insospechado candidato tardó mucho menos en solucionarlo “apenas un par de horas”. El siguiente paso que tomó fue el de solicitar otro reto. Y lo resolvió. Y otro más. Así hasta que resolvió 6 pruebas. Entonces en la pantalla apareció un mensaje que le invitaba a introducir sus datos personales.

Dos días después, Rosett recibió un correo electrónico de un trabajador de recursos humanos de Google para preguntarle si estaría interesado en hacer una entrevista en la sede de la compañía. Además, le avisaba de que no hacía falta que hiciera una prueba para demostrar conocimientos, ya que había resuelto con éxito la prueba online.

Dos semanas después de hacer la entrevista presencial, que Rosett describe como ‘estándar’, Google le volvió a contactar, pero esta vez para hacerle una oferta de trabajo, que ha aceptado.Seguro que pocos trabajos escolares han tendio tanta recompensa.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s