La Responsabilidad Social y Las Mejores Empresas para Trabajar

La Responsabilidad Social Corporativa ha tenido un mayor auge en los últimos años, pues se escucha hablar de ella constantemente. Sin embargo, éste no es un tema pasajero o bien una moda. La sociedad está más consciente de la responsabilidad que debe existir por parte de las empresas en relación a los diversos públicos de interés.

En sus inicios, las organizaciones tenían como prioridad producir y generar dinero. No obstante, hoy en día, dicha situación ya no es aceptable, los cambios en la sociedad han impulsado que las empresas consideren que sus actividades tienen un impacto actual y futuro en la sociedad. Ya no sólo son importantes los accionistas y los clientes; sino también los colaboradores y la comunidad en la que la organización opera.

Si bien, la Responsabilidad Social surge como una forma de contrarrestar la imagen negativa del sistema capitalista; hoy en día vemos más organizaciones que muestran un interés genuino hacia la sociedad al tomar en cuenta los intereses de los diferentes públicos de la empresa. La Responsabilidad Social Corporativa no está peleada con la generación de ganancias, por el contrario, es una nueva forma de hacer negocio que implica romper paradigmas para responder a los retos y cambios a los que se enfrenta la organización.

Es por esto que nuestra misión en Great Place To Work® es buscar que cada vez más organizaciones se transformen en excelentes lugares de trabajo, donde no sólo la empresa se preocupe por mejorar su clima y cultura organizacional, sino también para beneficio de la sociedad. Ser un excelente lugar de trabajo contribuye con la Responsabilidad Social pues la organización inicia desde adentro, mostrando una preocupación por el bienestar de sus colaboradores, lo cual contribuye positivamente a la sociedad. La empresa es el lugar donde la persona pasa gran parte del día y por lo tanto, se crea una sensación satisfactoria del trabajo, contribuyendo a la autoestima, sentido de realización e incluso de trascendencia para el individuo. Una organización que busque ser Socialmente Responsable no estaría completa si no se incluyen acciones en pro del bienestar del colaborador.

Una de las formas de contribuir a ello es asegurando la conducción ética del negocio que se encuentra relacionada con el cumplimiento de promesas, congruencia, honestidad y toma de decisiones éticas. Una manera de preservar esta línea es por medio de los procesos, políticas y

prácticas organizacionales donde la Responsabilidad Social sea parte de la cultura, empezando desde la misión, visión y valores de la empresa. Con estos elementos, se marcan las pautas de cómo se debe actuar, así como las normas mínimas que los integrantes deben compartir en la organización.

Por otro lado es importante que las empresas desarrollen líneas de acción definidas o que aprovechen su propio giro para crear prácticas de Responsabilidad Social alineadas al negocio. Este tipo de iniciativas son de gran valor, ya que son parte de la razón de ser de la empresa y que, más allá de “regresar algo a la sociedad”, permite poner a su disposición los productos, servicios y recursos de la propia organización, ya sea a causas sociales o ecológicas.

Un factor clave para fomentar la cultura de Responsabilidad Social es involucrar a los colaboradores en las iniciativas donde los colaboradores participen de forma activa a través de grupos de voluntariado o comités de Responsabilidad Social, encargados de aportar su conocimiento, talento y compromiso hacia la comunidad para crear iniciativas que tengan mayor impacto.

Establecer la Responsabilidad Social como parte de la filosofía y los objetivos organizacionales, el apoyo de los líderes así como el involucramiento de los colaboradores contribuye al éxito de una estrategia encaminada a ello. Sin embargo, es de suma importancia que exista una medición de su impacto, así como su relación con el desempeño de la organización. Esto servirá para definir el rumbo de la Responsabilidad Social de tal forma que, sea más efectiva y eficiente.

Los beneficios de contar con estrategias en el rubro de Responsabilidad Social, son varios, entre ellos: atraer al mejor talento, mantener la reputación de la organización y recobrar la confianza de la sociedad. Tomar en cuenta la Responsabilidad Social permite a la empresa cambiar de perspectiva pues no sólo es pensar en el corto plazo y en el beneficio de la organización, sino contar con una visión sustentable. Es por ello que las empresas que son excelentes lugares de trabajo no sólo impactan positivamente en la calidad de vida de sus colaboradores, sino también la de sus familias así como en el entorno al que pertenecen.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s