Tecnología mexicana: EDIS Interactive

Logo Edis-01

En la actualidad, las pantallas táctiles se han convertido en herramientas indispensables. Aunque este tipo de pantallas se desarrollaron durante los años cincuentas y sesentas, su verdadero boom comercial surgió hasta el finales de 2007, cuando Apple lideró una cambio en la manera de uso de las mismas.

Expertos en el tema predicen que para el 2020 dichas pantallas no solo estarán en aparatos que sirven para la comunicación interpersonal, sino también se encontrarán cada vez más en objetos cotidianos. También mencionan que su valor en 2018 será de 415 mil millones de pesos.

Ariel Molina opera una empresa con tecnología táctil con tecnología propia que fue desarrollada por él y su equipo de ingenieros mexicanos. EDIS Interactive es el resultado de este esfuerzo. Sus pantallas no las miden en pulgadas o en centímetros, la pantalla táctil más chica de EDIS mide 1.5 metros y la más grande que han creado mide 8 metros.

Algunos de sus proyectos que han llegado al éxito son: la pantalla multitáctil más grande de América Latina, barras interactivas, pistolas láser para dibujar en las paredes, cascadas interactivas que despliegan texto y figuras con agua y mobiliario interactivo.

Sin duda, es un gran reto consolidar una empresa con giro tecnológico dentro del país. Ariel está consciente de que a su empresa tiene mucho mercado para expandirse y para llegar a un público más amplio, sin embargo, lo que este emprendedor tiene de sobra, es talento y determinación para alcanzar sus metas.

Cuando era apenas un niño de 5 años y vivía en Michoacán, Ariel no estaba interesado en ver programas de televisión, hasta que un día se topó con una clase de telesecundaria en donde especialmente le interesaba la asignatura de matemáticas. Poco tiempo después, impulsado por sus profesores, Ariel comenzó a participar en concursos y olimpiadas de matemáticas y convocatorias para becas de ciencia y tecnología.

Al salir de la preparatoria, Ariel decidió estudiar la licenciatura de Físico­Matemáticas en la Universidad Michoacana en donde a su vez, trabajó por durante casi un año en oficinas de gobierno. Seis años después, se fue a la ciudad de Puebla a realizar una maestría en Ciencias de la Computación, así como un doctorado posteriormente. Su asesor de tesis de maestría, le propuso realizar una estancia pre­doctoral en Grenoble, Francia, la cual decidió rechazar pues lo que impulsaba a Ariel, eran motivos distintos. Lo que él deseaba era aplicar a la vida real lo que estaba escrito en su tesis. Su meta era crear un negocio basado en tecnología propia, teniendo como propósito vender tecnología desarrollada durante su investigación, la cual consistía en un programa de seguimiento de objetos.

Aunque este tipo de tecnología ya era naciente en otros mercado, el objetivo del emprendedor era culminar productos accesibles hechos en México.

Ariel consideró que el primer paso era encontrar capital a través de alguien que creyera en su proyecto. Mientras conseguía ese inversionista, decidió comenzar por fondear su investigación con diferentes trabajos; uno de ellos se trataba de instalar cámaras de video para la empresa de Fernando, al cual ya conocía y hasta habían hablado de poner un negocio juntos.

José Antonio, hermano de Fernando, estaba a punto de inaugurar un bar en la ciudad de Puebla y quería encontrar un elemento que fuera un diferenciador de su negocio. En ese momento fue cuando Ariel encontró su primera oportunidad; desarrollar la barra interactiva para el bar de los hermanos. “El primer prototipo fue prácticamente con desechos, pedazos de lentes, y de cosas que ya no usaba” aseguró Ariel Molina.

Al terminar el proyecto, Antonio le ofreció financiamiento para un diseño mejorado. No formalizaron el tipo de inversión, pero Ariel fue contratado y comenzó a trabajar en el siguiente producto que le habían encargado. Debido al éxito de su proyecto, Ariel decidió patentar su desarrollo, el cual fue denominado “tecnología núcleo en seguimiento de sombras”. Hoy en día, Ariel Molina y su equipo de trabajo, siguen trabajando en el desarrollo de superficies interactivas de gran formato para la industria del entretenimiento, educación y la museografía.

Endeavor reconoció el alto grado de innovación que desarrolló Ariel, es por eso que obtuvo la certificación de Nominado Endeavor y junto con él, la organización comenzó a trabajar en los desafíos propios de un emprendimiento tecnológico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s