#Entérate >> Por qué llegar tarde al trabajo puede ser lo mejor para todos

cddf5108cdbc5f6c08e1b28563b91fd2

Si son de los que se les quedan pegadas las sábanas y postergan la alarma del despertador varias veces cada mañana, no te culpes. Tu horario laboral podría ser la causa.

Investigaciones recientes mostraron que, para muchos de nosotros, nuestros horarios de trabajo están en muy poca sintonía con nuestros relojes biológicos naturales. Y los expertos están instando a los empleadores a que lo tomen en cuenta.

Un recurso natural

Dormir es un “recurso natural” que la mayoría de las empresas ignoran, según un estudio de Christopher Barnes, de la Escuela de Negocios Foster de la Universidad de Washington, EE.UU.

“Cuando los horarios laborales están en consonancia con los patrones de sueño naturales de los empleados, estos son más productivos porque están más concentrados y, en general, están más saludables”, escribió Barnes.

La situación contraria también se cumple; cuando los empleados sufren de falta de sueño es más probable que cometan errores y sufran lesiones relacionadas con su trabajo. El análisis de Barnes también explicó que los noctámbulos se comportan de manera menos ética en la mañana que en la noche, y que los madrugadores son menos éticos por la noche.

Pero no se trata sólo del número de horas que dormimos: el que seas productivo a las 8 de la mañana también depende de tu ritmo circadiano (ritmo biológico).

Jet lag social

“Cada organismo, desde bacterias primitivas hasta los seres humanos, tiene una biología determinada, un reloj corporal interno”, explica Till Roenneberg, profesor de cronobiología del Instituto de Psicología Médica de la Universidad Ludwing-Maximilian, en Múnich, Alemania.

Ese reloj puede variar enormemente según la persona. “Es como los pies. Algunas personas nacen con pies grandes y otras, con pies pequeños. Pero la mayoría de la gente tiene un tamaño intermedio”, dice Roenneberg.

Según el experto, el problema es que, normalmente, no tenemos en cuenta en nuestras vidas los ritmos circadianos como lo haríamos si pasáramos más tiempo afuera, en la luz natural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s