10 lecciones de marketing de una emprendedora para emprendedoras

 

20160503205049-Depositphotos-73934545-l-2015Al lanzarse a emprender el paso más difícil siempre es el primero, no solamente por dejar atrás la zona de confort sino porque un compromiso con la empresa también lo es contigo mismo. En el caso de las emprendedoras, surge el dilema de equilibrar la vida profesional con la personal y familiar.

Rafaela Almeida es una emprendedora que hace ocho años fundó la agencia de marketing y relaciones públicas BlaNZ, ubicada en el centro de Barcelona. Ella llegó a los 16 años de Brasil para iniciar una nueva vida en España y ahora, 18 años después, apoya a empresas dentro y fuera del país, pequeñas y grandes, a promover sus productos y marcas.

Su labor no se queda en buenas ideas ni dentro de las paredes de su oficina, sino que transmite su experiencia. Además de la labor en marketing y la vida junto a su esposo y dos hijos, acaba de lanzar su segundo libro y da clases cada verano en una universidad en París. Muchos de sus alumnos han sido mexicanos.

Sin embargo, está consciente de que emprender no es un camino fácil. Por eso nos comparte 7 lecciones para las emprendedoras que quieran dar el paso.

1. Sal de tu zona segura
Si bien trabajar antes de lanzarse a emprender ayuda a conocer las bases del mundo laboral, en algún momento la inquietud de emprender es mayor. Rafaela trabajó en una empresa de tecnología y en una cadena hotelera llevando el marketing online antes de dar el primer paso.

“Emprender fue una liberación para mi. Es cierto que he sacrificado, que no hay nada fácil, llevar a la empresa, el día a día, los clientes requiere mucha responsabilidad, delegar, formar equipos. Como madre me siento mucho más arropada desde el punto de vista de mis horarios. Tengo mucha más versatilidad.”

2. Dedica tiempo a construir tu marca personal
Además del trabajo de oficina, el entender que uno comunica como persona también es importante, por lo que crear una marca personal fuerte también ayuda en el trabajo.

“Todo el mundo quiere saber que haces de diferente o en tu día a día. Es una curiosidad muy humana.”

Por ello, colocarte como especialista en tu ramo, ya sea en tu comunidad o entre iguales, puede marcar la diferencia.

“Siempre he tenido en cuenta el marketing personal, ya sea a través de conferencias, que es cuando aprendes y estás al día mucho más. Algunas me llegan, otras las he buscado, es un mix de circunstancias. A nivel personal siempre me ha gustado compartir.”

3. Rodéate de un equipo talentoso
Un buen emprendedor es aquel que se hace a la idea de que no podrá estar en todas partes ni controlar todas las situaciones, por lo que hay que invertir tiempo y esfuerzo en construir un equipo que pueda llevar la operación del día a día, pero sin olvidar tu papel para hacer que las cosas pasen.

“Es importante, priorizar, tener un equipo y saber delegar, porque emprender no es solo hoy, emprender es cada día. Un día tienes que buscar equipos, otro tienes que formar gente y otro es llevar la relación con el cliente. Emprender no es solamente estar en una mesa dirigiendo, sino que es un abanico de muchas cosas.”

4. Gestiona el caos
BlaNZ tuvo que enfrentar la crisis económica más grande de España en la historia reciente, lo cuál ocasionó que varias empresas quebraran, pero uno de los factores que les permite adaptarse a las circunstancias es lo que Rafaela denomina “gestión del caos” que parte de la idea de que ocurren tantos eventos de manera simultánea que algún imprevisto podría ser desestabilizador.

“Es importante que en tu equipo estén organizados para el día a día pero estar preparados para todo lo que pueda llegar de más, lo inesperado” y así pudieron aplicar los cambios necesarios para que la crisis no se llevara la empresa.”

5. Escoge tus redes sociales
Diariamente nos dicen que tenemos que estar en todas las redes sociales y generar contenido todo el tiempo pero nunca nos dicen con qué objetivo. Lo cierto es que dependiendo de la persona, empresa u organización, existirán redes sociales que son de mayor utilidad que otras y es mejor elegir aquellas que vayan más acordes con los objetivos que romperse la cabeza apareciendo en todas.

“En marketing personal ya es un pupurrí (mezcla) entre lo que te gusta a nivel estilo de vida y lo que te gusta a nivel personal con tu vida profesional. Las redes sociales están fragmentadas generacionalmente. Los de mi generación, (de 30-35) están cómodos en Facebook pero Snapchat e Instagram son bien recibidos por los más jóvenes, porque es inmediatez pura, mientras que redes profesionales como LinkedIn ayudan a buscar partners e influencers. Entonces debes preguntarte: ¿qué puedes aportar de valor a tus seguidores?”

6. Mantén una actividad creativa fuera del trabajo
La escritura es una forma de tomarte un respiro de las actividades diarias, pero si lo llevas un paso más adelante, puedes ver concretado tu éxito, como aprendió Rafaela a través de sus dos novelas: “El día que Ashton me tuiteó” (2012) y “Esperando a Mr. Big” (2015), ambas publicadas por Editorial Base y que abordan aspectos de las relaciones en la época de la hiperconectividad y a la vez transmiten lecciones de imagen online.

“Realmente me apasiona escribir, inventar historias. No hago libros didácticos aunque también tienen un fondo de conocimiento. También es una forma de desconexión de mi día a día” comenta Rafaela, que está trabajando en su tercer libro con miras a publicarlo en diciembre.

7. Transmite tu conocimiento
Además de la labor en la agencia, colabora con Acción, una institución de la Generalitat (gobierno) de Cataluña en la que dan asesoría a emprendedores para elegir especialistas o formar un equipo de marketing. Además, cada verano da clases a universitarios de intercambio en una universidad de París sobre temas de marketing y relaciones públicas.

“Ofrezco menos conferencias, tengo menos tiempo, pero sobre todo se trata que puedas transmitir parte de tu experiencia o conocimientos a los demás. Creo que es una parte de retroalimentación que muchas personas necesitan.”

8. Ayuda a crecer a tus clientes
La relación de un emprendedor con sus clientes debe ser un ganar-ganar, por lo que debe construirse una relación positiva con ellos encaminado a que mutuamente se apoyen para crecer.

“Es muy importante la relación con las personas, porque al final es la base de todo, sobre todo lo que sería un emprendedor, al final confían en tu marca y en las personas que están detrás de esa marca.”

Por eso es importante que en una estrategia de marketing tanto el cliente como las personas involucradas tengan muy claros los objetivos que van a perseguir y también comunicar estos resultados para ver el avance que están teniendo.

“Es esencial que vean los beneficios que tienen porque así se van ‘evangelizando’ y van viendo su importancia.”

9. Construye una vida personal y busca un equilibrio.
Conjuntar la vida profesional con la familiar, los hijos con las obligaciones del día a día y tener tiempo para crecer como profesionista independientemente de la empresa puede llegar a ser una labor agotadora, más cuando existen presiones sociales, por lo que definir cuáles serán las prioridades y dedicarle tiempo a cada una es el punto de partida para no descuidar ninguna área.

“Somos muy exigentes con nosotras mismas. Como mujer quieres emprender, quieres tener tu vida profesional, también un equilibrio con la familia, la mayoría tiene la parte de la maternidad, entonces son muchas piezas. Eso también hay que tenerlo presente, sobre todo en la creación de una empresa. Cuando tenía 25 años mis expectativas eran muy diferentes a las que tengo ahora. En función de la edad varía cuales son tus prioridades. Debes tener muy claro cuales son y buscar el equilibrio que es vital para ti, porque emprender es un trabajo de 24 horas.”

10. Tener “hambre” de ir por más
Podrías tener una idea de emprender que solamente se quede como una idea, así como un manuscrito de libro que nunca saldrá a la luz, pero un emprendedor es aquel que da un paso más para concretar esos proyectos y llevarlos al mundo de lo posible.

“Emprender no es solo tener ideas sino buscar cual es el camino para emprender esta idea y hacer su plan pasito a pasito.”

Eso incluso significa aceptar cuando un proyecto es viable y cuál debe esperar.

“A veces hay que decidir qué idea va y cuál debe guardarse para que madure más, para evitar dedicando recursos como tiempo y dinero en un proyecto que aún no está del todo listo. Tener un punto de equilibrio y de humildad para ver qué idea de negocio está funcionando y cómo se debe reconducir, porque a lo mejor falta un pequeño elemento para que esta idea acabe de funcionar.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s