El Teatro Juárez de Guanajuato Joya Arquitectónica del Porfiriato

TEATRO 1

 

Con el corazón mismo del organismo urbano, el Teatro Juárez es un edificio significativo, es punto de referencia para los habitantes de la ciudad y también para los visitantes.

Desde su inauguración, en el año de 1903, ha sido el centro y la sede de las manifestaciones artísticas mas importantes de la ciudad de Guanajuato y su entorno regional. Después de mas de noventa años de concluida su construcción, el majestuoso teatro todavía se yergue orgulloso, mostrándose a propios y extraños como fiel custodio y paradigma urbano de esta ciudad.

 

Origenes

El edificio hubo de levantarse en un predio en el que siglos antes se había edificado el primer convento de franciscanos descalzos o dieguinos; La fundación de la que sólo han sobrevivido el barroco templo de San Diego y las capillas anexas del Santo Cristo de Burgos y de la Inmaculada Concepción. En esas épocas en que los murmullos de los muros centenarios eran casi ignorados, los intereses económicos no menos crueles que los picos demoledores ocultaron en el (último tercio del siglo XIX todo vestigio del antiguo claustro para albergar el nuevo hotel Emporio, que prestó servicios a la población hasta el año de 1872, cuando fue adquirido por el gobierno del estado, bajo la administración de Florencio Antillón, a efecto de levantar en ese sitio un nuevo teatro, ya que el viejo coliseo de la subida a la plazuela de Mexiamora resultaba a todas luces insuficiente y mas años después del terrible incendio que en 1921 construiría totalmente el antiguo local; edificio que fungió como sede de las representaciones dramáticas y de entretenimiento a lo largo de 133 años en la ciudad de Guanajuato.
La terrible agresión que sufrió el patrimonio cultural edificado de la ciudad con la fundación del hotel Emporio sobre los restos del primitivo convento dieguino fue parcialmente redimida cuando se decidió que en el arrasado lugar fuera construido un nuevo teatro, que se convertiría en el orgullo de los gobiernos locales del porfiriato.
Aunque el Teatro Juárez se inauguró en los tiempos de esplendor de la ciudad, también sufrió con ella sus malas épocas, tales como la terrible inundación que asoló el asentamiento en 1905 y sobretodo los estragos que ocasionó en la economía la revolución armada de 1910. Después del movimiento guerrero, la ciudad se empobreció cuando sus habitantes perdieron las fuentes de trabajo, emigrando a otros sitios más prósperos y abandonando no sólo sus casas sino también cada una de las historias particulares que les ligaban con el terruño guanajuatense.
No obstante este periodo de crisis, el edificio resistió los embates de la modernidad, sufriendo resignadamente un paulatino y constante deterioro, llegando incluso a soportar el vergonzoso agravio de haber sido convertido en salón cinematográfico cuando en nuestro país se instaló el auge de postguerra que exhibía cintas comerciales carentes de calidad artística.

 

Resurgimiento
Finalmente el teatro resurgió, no como el ave fénix de sus cenizas, sino de su propia estructura, de sus muros y sus espacios, de sus elementos arquitectónicos y de su decoración ornamental; para que ahora, después de haber sufrido varias restauraciones, podamos apreciarlo con toda la dignidad que el eclecticismo decimonónico le confirió. Para un arquitecto académico del siglo XIX, definir los ejes principales del edificio no debió ser trabajo fácil; en Guanajuato la fachada principal no seria el remate de un gran bulevar, ni tendría una amplia plaza en el frente que permitiera un convenientemente abierto ángulo de visión; por el contrario, la particular traza urbana de la ciudad le imponía restricciones de muy difícil solución, específicamente evidentes en el estrecho predio designado para su construcción, en el que debían ser atendidas las características propias de la funcionalidad.

 

Arquitectura

El pórtico del Teatro Juárez es sin lugar a dudas el espacio mas representativo del inmueble. Basta con dar una mirada a sus elementos para comprobar que es también uno de los ámbitos con mas vida dentro del contexto urbano inmediato. Sus amplias graderías y su magnífica columnata rebosan de actividad no sólo durante las representaciones artísticas del teatro, sino también durante cada una de las tardes de todas las estaciones, cuando son visitadas por cientos de personas que las utilizan como punto de reunión social y convivencia, dotándolas de una bulliciosa y alegre vida que no pudo haber sido imaginada por sus diseñadores originales.

Una descripción publicada en 1903 para la inauguración del edificio, denomina el estilo del pórtico como renacimiento moderno, lo que se debe mas a una comprensible euforia local por magnificar el inmueble que al análisis detenido de los elementos formales que se incluyeron en su edificación. Sin temor a equivocarse es posible decir que el pórtico se ha convertido en el espacio mas representativo del teatro, donde conviven armónicamente varios elementos de diversas corrientes arquitectónicas y artísticas, conformando un estilo particular dentro del eclecticismo de los últimos años del siglo XIX. (Información: http://cultura.guanajuato.gob.mx/teatro.php)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s