La Revocación de mandato a la congeladora

Por Ulises Hernández Vázquez*

El poder público lo entendemos como que el pueblo en su conjunto, ante la imposibilidad de autogobernarse de manera colectiva, tiene que transferir su voluntad a órganos que ejercen el poder público, pero siempre en nombre del pueblo. Es por eso que es el pueblo soberano a través del sufragio, elige a sus mandatarios para que asuman el compromiso de cumplir con el cargo que les fue conferido por medio del voto público.

En los últimos años, la génesis de las reformas electorales tiene como fin  dotar de mayores poderes a los ciudadanos para legitimar el ascenso al poder a sus representantes, encontrar los mecanismos que permitan premiar o castigar el ejercicio del gobierno, Incrementar tanto la libertad en el momento de votar y por el otro en la capacidad de sanción a través de la revocación de mandato.

La gran mayoría de los países latinoamericanos con excepción de 5 estados, entre ellos México, han adoptado constitucionalmente el principio de revocación del mandato. El uso prudente e institucional de esta figura, ha permitido a esos países elevar la calidad de su democracia, ampliando su legitimidad y consolidando su gobernabilidad en beneficio de la estabilidad y la funcionalidad de sus sistemas políticos, sin embargo una sociedad como la nuestra, el populismo ha sido la piedra angular del desorden social, así como la nula responsabilidad de diversos partidos políticos que desde su plataforma legislativa se establece un comportamiento hostil hacia el ejecutivo cuando es distinto a su bancada, esto sin duda genera un ambiente de egoísmo, disenso y parálisis en las diversas asambleas, que dan como resultado una pobre eficacia para resolver los problemas más urgentes de la sociedad.

En la actualidad la CPEUM establece responsabilidades a los servidores públicos que incluso, pueden ser sujetos a juicio político y en última instancia; inhabilitados para ocupar cargos públicos por un periodo determinado o en su caso, ser sujetos a proceso penal si hubiere lugar a ello, siendo este procedimiento facultad exclusiva del Poder Legislativo que se constituye en jurado de declaración y en segunda instancia el Poder Judicial, que se erige en jurado de sentencia, dándose en los hechos una revocación de mandato; proceso en el cual la ciudadanía no tiene opción para intervenir directamente para determinar la continuidad o no de un mandato otorgado.

Conclusión

Nuestro entramado jurídico y político todavía tiene pocas salidas constitucionales, las Constituciones de los Estados sólo estipulan que “el cargo de gobernador sólo es renunciable por causa grave que calificará el Congreso”.

Para hacer un gobierno próximo a la ciudadanía no se requiere un festival de aplausos o de abucheos: se requiere sensibilidad, eficacia y honestidad.  Por el momento es lo que el pueblo espera, eso es lo que necesita. Sería impertinente y disfuncional; preguntar a los ciudadanos que hacer sobre los buenos o malos gobiernos.

La democracia directa es un excelente método que le permite al ciudadano participar activamente en la mejor toma de decisiones. Sin embargo, no podemos decir que tenga el mismo significado que tuvo en la república antigua. Mientras que en esta última era el único recurso para crear “voluntad general”, hoy en día tiene y debe de tener un valor más limitado: sólo es prudente usarla para zanjar temas que polarizan a la opinión pública, aquellos en los que ni siquiera los órganos de representación tienen la última palabra. Por ello este tema aún debe estar pendiente en la agenda política. Sigue leyendo

Anuncios

OPINIÓN 1984 ¿QUE BANDO los ciudadanos estamos tomando?

En una entrevista para un diario en Argentina el gran Jorge Luis Borges, afirmó que solo tenía un requisito durante su hábito permanente de lectura, y este era NO LEER A CONTEMPORÁNEOS, pues – Decía – que las obras nuevas no habían pasado la prueba del tiempo, que pudiese hacerlas lecturas recomendables; pues justamente los autores que se han vuelto CLÁSICOS, tienen una forma de redacción atemporal, que hacen que sus palabras y pensamientos sean vigentes a la hora de su publicación, lo mismo que 3 siglos después sin perder el espíritu de sus letras, por ello bien valía la pena esperar, que el tiempo decidiera por él, las lecturas que realizaría; es justamente en ese sentido de UNIVERSALIDAD Y ATEMPORALIDAD de las obras como característica selectiva, donde resalta entre los autores de la ficción Eric Arthur Blair, bajo el seudónimo de George Orwell pues su visión del futuro llevó una connotación que pareciera describir la realidad contemporánea convirtiéndose en un iconoclasta de su tiempo y en visionario de la modernidad.

GEORGE

Orwell en su obra 1984 replantea la paradoja de un gobierno totalitario que en su ánimo de absoluto control, bajo la figura del “Gran Hermano” empieza a confrontar las bases de su estructura social, desembocando en una grave crisis, que estimula la idea de REVOLUCIÓN pero que al final termina siendo solo, UNA FORMA CONTROLABLE DE INCONFORMIDAD, lo cual pareciera una descripción particularizada de lo que han intentado hacer en los últimos tiempos los regímenes con los medios de comunicación.

Sigue leyendo

De sastres y zurcidos invisibles

Por: Sabino Maragos

12233945574_ed6068a2d7_o

Ocho años después de que diera inicio el Operativo Conjunto Michoacán, la paz no llega y lejos de aminorar el clima de violencia, los secuestros, extorsiones y demás formas de violencia que impera en la sociedad con el trasiego del crimen organizado; se suman nuevos actores al escenario de guerra. Frente a este vacío de Estado de derecho, diversos grupos de la sociedad civil se organizaron y se armaron para hacer frente a esta realidad; situación que además de ilegal es propicio para que diversos intereses intervengan en estos grupos de autodefensa.

Sigue leyendo

Hemos vivido un feliz año 2014

Las subidas de precios, la pérdida de confianza en las instituciones democráticas, el acoso que sufren miles de ciudadanos por parte del crimen organizado, entre otras afectaciones, son frente por los cuales luchar.

 3483548677_162e0d9aa1_o

El año que inicia va ser un tiempo duro para los mexicanos. Las reformas estructurales realizadas el año pasado va impactar a la población en diversos grados y medidas. Eso lo veremos en los próximos meses y lo constataremos en nuestros recibos de luz, agua, electricidad y comunicaciones. Pero hasta el momento, las subidas de precios, la pérdida de confianza en las instituciones democráticas, el acoso que sufren miles de ciudadanos por parte del crimen organizado y las autoridades corruptas, será también otro de los frentes con los que tendremos que lidiar.

Sigue leyendo